28.6.10

Mary Baker

Doña Virginia, mi vecina, mandaba a sus niñas a vender unas donas que ella misma preparaba. En una charolita rala, las colocaba perfectamente ordenadas en hileras de 6 por 4. Yo no sabía que las donas podían eleborarse en casa, porque nosotros siempre las habíamos comprado en la panadería, pero ella lo hacía.
Mi naturaleza curiosa me impulsó a preguntar un día, pero si en casa no teníamos estufa, mucho menos íbamos a tener horno (aunque después descubrí que las donas se doraban en aceite, como los churros).
Un día, por casualidad, ví en los anaqueles de la supertienda unas cajas de harinas preparadas para pasteles y otras reposterías, de la marca MARY BAKER, y ahí estaban las cajas con harina para preparar DONAS, CHURROS, PASTELES, GALLETAS, etc.
En una de esas cajas, de regalo, ví el dibujo de un objeto circular con otro más pequeño dentro (separador de clara y yema), que debido a mi ignorancia yo supuse sería el aparatito para hacer las donas. Mira tía! Dije, ahí está la caja con todo para hacer las donas, hasta el molde!!
Ella, concentrada en las necesidades básicas del hogar que siempre eran tomate, cebolla y chile, me ignoró dulcemente, distrayéndome con alguna otra cosa de brillantes colores que seguramente colgaba por ahí y regresamos a casa.
Con el tiempo supe que para separar huevos no hace falta ningún aparato, pues puede hacerse con el mismo cascarón, que es desechable... Y las donas? Ahora yo preparo hasta bagels!!
En Monterrey, las mejores donas en los sabores más variados están en AZCUNAGA! Y a los mejores precios...

27.6.10

Ojalá les cambie la suerte en 2014

Alguien dijo por televisión que México había "chorreado el palo" y aunque se oye feo, hay cosas que se oyen peor. Hasta a mí que no me gusta el futbol, pero que no puedo desasociarme por completo de la fiebre que me rodea, me dió no sé que sensación de vacío y de tristeza cuando al despertar de una dormitada que dí, ví que Argentina llevaba 3 goles y México ninguno. Llamé a Gerardo, quien me había llamado minutos antes para preguntarme el marcador y se lo comenté, y mientras lamentábamos la poca esperanza de que México se repusiera en alrededor de 20 minutos, el Chícharo metió el gol!! De todas formas ya todo estaba perdido porque era muy difícil que en el tiempo restante quedaran ya de perdido empatados...
Ni modo, ya se están haciendo planes para 2014, pero como México es el país del "ya merito", no dudo que ni entonces, aunque se prepararan a partir de mañana, lleguen a donde siempre han querido llegar y que nomás no llegan!!
Donde vive Gerardo todos sus vecinos ya tenían preparados los asadores y cuando dejé su casa estaban desplegando las banderas en sus pórticos, después del trágico desenlace, y al ver que ya nadie celebraba ni se escuchaban las vuvuzelas (que más bien son cornetas), le digo, en tono de broma, ahorita nomás ni salgas a decirles que eres fan de Libertad Lamarque y has leído todos los libros acerca de Eva Perón, porque te linchan!! Jajaja

23.6.10

El mundo de las mascotas

Me fue imposible remontarme al pasado de las jugosas frutas que al morder me chorreaban hasta el codo de delicioso néctar, sin tocar el tema de las mascotas.
Oficialmente, en casa sólo había una gata, a la que llamé NICOLETA porque me la regaló una vecina llamada Nicolasa. Claro que con la llegada de la minina, llegaron de no sé donde, un montón de gatos y con ellos cada cierto tiempo había cajones en los roperos llenos de bebés. Eran tiempos en los que sólo se llevaban a los animales a vacunar contra la rabia cuando pasaba el camión que lo hacía gratis, los perros caminando y los gatos en una "rede" o bolsa de plástico tejida porque eran de un arañar que daba gusto! Ahí dentro de la bolsa, sólo les clavaban la aguja donde fuera, porque ni se sabía cual era la parte del frente o cual la de atrás pues los gatos se revolcaban como muéganos y chillaban más que un cochino rumbo al matadero...
OK. Las mascotas no se esterilizaban y una de ellas rendía para toda al vida, era un creced y multiplicáos que daba gusto ver! De entre los gatos callejeros que rondaban a la Nicoleta estaban el rayitas, el tetero (que saltaba a la cuna del bebé y le roía las teteras a los biberones dejándolos inservibles, el botones, entre muchos otros perdidos en el anonimato...
Tuve una tortuga llamada DANIELA porque cuando la ví pensé que tenía cara de Daniela. Le pinté algunos de los rombos en su caparazón con pintura de colores hasta que alguien me dijo que eso era un crimen y que la tortuga podría morir. Así la dejé hasta que se le medio despintaron y después se me perdió. El patio era tan grande que nunca más la volví a ver. Ojalá y no se haya salido a la calle porque no hay caparazón que aguante las llantas de un coche a gran velocidad...
Después llegó LA LOBA, una perrita muy lista de pelo corto que con el tiempo nos dió al OSO y al LOBITO. El lobito, lógicamente era muy parecido a ella, y ambos fueron a dar al rancho, pero nos quedamos con el Osito, que era peludo y redondo... cuando creció no fue demasiado grande, pero fue muy peludo siempre... un día se engarrapató y ya no hubo poder humano ni medicamentos que pudieran eliminarle esa plaga y sucumbió.
Para contentarnos de esa pérdida y de los chivitos que mataba tío Anselmo para sus platillos de carne y su moronga o fritada, cuando pasaban los que vendían pollitos de colores nos compraban varios. La mayoría morían, pero los que sobrevivían se convertían en gallos o gallinas de color blanco. De las gallinas del rancho tuvimos una roja bellísima a la que llamamos CLOCLA, porque ese ruido era el que hacía cuando estaba empollando, o sea, que estaba clueca (en casa decían CULECA). Esa gallina fue respetada de terminar en un buen caldo porque era nuestra mascota y además era bien ponedora. 
La adoptamos a raíz del cuento de LA GALLINITA SABIA, que se veía igualita en el cuento, y era la que pasaba la vida trabajando mientras el pato y el cerdo flojeaban, y cuando les dió hambre ella no les convidó de su pan, por holgazanes!!

El patio de mi casa no era tropical

En mi casa teníamos un frutero en la mesa, pero las frutas eran de plástico. Había una naranja, una manzana, una pera, plátanos, uvas de plástico suavecito, creo que hasta un aguacate al que le faltaba una rebanada... dentro de la artificialidad también contábamos con varios floreros con flores de plástico, de las que más recuerdo eran unos lirios blacos de los que salían unos pistilos enormes con algo peludito arriba.
Lo natural se encontraba afuera, en el patio, donde teníamos los árboles y las plantas que nos daban flor y fruto. El más impresionante por su gran tamaño era el árbol de anacuas, al que me subía a agitar las ramas para que cayeran aquellas frutitas diminutas que semejaban manzanas minúsculas. Y es que si nos esperábamos a que cayeran solas o se las comían los pájaros o caían ya pasadas de maduras. Y como eran muy pequeñas, teniamos que llevarnos un buen montón a la boca y masticarlas para después escupir las semillitas.
Después estaba el mezquite. Las vainitas frescas las masticábamos hasta quitarles todo el sabor y ya después tirábamos el bagazo (que en mi casa llamaban gabazo) igual como se hacía con la caña. 
La granada y la papaya siempre tenían fruto, sólo que la papaya necesitaba su pareja, decían que tenía que haber dos, la hembra y el macho, de lo contrario, ninguna planta daba ni flor ni fruto. El limonero también daba limones creo todo el año y las guayabas las tomábamos (los niños, sin que los adultos se enteraran) del árbol del vecino, sólo era cuestión de subirse a la barda y jalarlas. El moral estaba cerca del molino, y sus ramas daban hasta la calle, así que solo teníamos que tomar de la banqueta las que no estuvieran pisadas y después enjuagarlas. Eran dulces! Lo único que nunca tuvimos fue una planta de plátanos,
De la frutería de Don Saturnino traían sandías, peras (hasta la fecha me fascinas las de leche), melones, higos, plátanos (que nos daban martajados en un vaso con leche y un poquito de azúcar), piñas (que siempre me han destrozado la lengua y labios), mangos, ciruelas, duraznos, etc. las frutas que casi no se consumían eran las fresas, uvas, y las que sólo comprábamos con el señor del carrito eran cosas como coco, jícama, etc.
Tía Caro era fan de hacer hot cakes y siempre tenía mermeladas y conservas ARSA, ahí vimos nombres como GROSELLA, FRAMBUESA, CEREZA que ni idea teníamos de que se trataba, hasta que vimos las fotos. 
Hasta después de cumplir mis 20 años fué que conocí al KIWI y más tarde la CARAMBOLA, o fruta estrella... 

9.6.10

El último cuplé

Yo debo haber escuchado mis primeros cuplés en la película LAS LEANDRAS con Rocío Dúrcal, aunque no recuerdo con exactitud que tan picantes o de doble sentido eran, y después quizás en LA VIOLETERA, o EL ULTIMO CUPLE de Sara Montiel. 
Con TODA UNA VIDA, telenovela basada en la vida y carrera de María Conesa, LA GATITA BLANCA, entendí que el cuplé tenía que ser picaresco y atrevido, alburero, o sicalíptico, como se le llamaba en ese entonces, por no decirle llanamente pornográfico. En esos tiempos en que se usaban tenían que disfrazar su contenido con alegorías e ideas ajenas a la verdadera intención del mismo. Así fué que la frase de LA NAVAJA ES UNA COSA QUE SE METE Y QUE SE SACA, UNA ALHAJA, LA NAVAJA ES UNA COSA QUE SE SACA Y QUE SE METE, UN JUGUETE, no habla precisamente de una navaja, sino de algo totalmente diferente, y así sucesivamente, la idea era decir una cosa y dar a entender otra distinta.
Otros cuplés que he escuchado han sido el de LA PATA DE PALO con Mara Escalante, durante el programa diseñador ambos sexos, otros con Lupe Vázquez, en el programa de hasta que la muerte los separe, otros con María Elena Saldaña en el programa de la guereja, y los de las películas mexicanas donde recrean la época, como NANA con Lupe Vélez, LA CORTE DE FARAON y YO BAILE CON DON PORFIRIO con Mapy Cortés, los que se cantan en AY QUE TIEMPOS SEÑOR DON SIMON, LAS ABANDONADAS, etc.
Otros cupés bellísimos que he escuchado recientemente son algunos de Lilian de Cellis y el de LA CHICA DEL 17, que lo interpretan muchas personas y que en todas le imprimen un sello personal que lo hacen único!!

5.6.10

La tele de tía Pepa

La tele de la tía Pepa era de transistores, pequeña, quizás de unas 13 pulgadas y con caja de plástico. Su antena la colocó en el porche, el tubo metálico sujeto a la pared porque si se subían a instalarla en el techo, se aflojarían los clavos y al llover, al agua entraría a través de las láminas... y aunque había un resguardo de madera para amortiguar el ruido de la lluvia, era perjudicial que ésta se mojara porque además de que podría pudrirse, se veían horribles las manchas de agua en el techo. De cualquier forma, por más cuidadoso que se fuera, las goteras no podían evitarse, y en ocasiones, se mojaba uno más dentro de la casa que afuera.
Desde que llegó la tele a su casa permaneció encendida la mayor parte del tiempo. Y como era pequeña, sólo se le desconectaba el alambrito plano de la antena y se movía hacia afuera, en el porche, o hacia adentro, junto a la puerta, bajo la ventana. Eso nos parecía muy práctico, porque como la televisión de la abuela era enorme y muy pesada, siempre estuvo en el mismo lugar en donde quedó desde el primer día que la recibió de regalo.
Claro que todo esto no era nada comparado con el paraíso en el que vivía tía Julia, pues ella, en Monterrey ni necesitaba antena, y su televisioncita, colocada sobre una mesita con ruedas, sólo había que conectarla a la corriente y se podía ver hasta cuando estaba uno en el baño, y eso sí que causaba envidia, y de la mala, porque la buena no existe!!
En la tele de tía Pepa veíamos, conforme lo permitiera el tiempo y el ocio, desde la mañana, programas americanos doblados a español como BUSCANDO NOVIA A PAPA, MI MARCIANO FAVORITO, EXPRESO A PETTICOAT, entre otros... después, alrededor de mediodía le cambiaban para ver a Tello Mantecón y Esperancita con sus comentarios políticos, ENSALADA DE LOCOS, CHIQUILLADAS, etc.. Por la tarde algunas novelas y ya de noche veíamos LA CASITA DE MARIA DOLORES (Pradera), LOS WALTONS, EL HOMBRE NUCLEAR y su contraparte LA MUJER BIONICA, LA ISLA DE LA FANTASIA y EL CRUCERO DEL AMOR, TARZAN con Ron Ely, VIAJES desde las ESTRELLAS y hasta EL FONDO DEL MAR, de vez en cuando veíamos programas nacionales como NO EMPUJEN, LAS SUEGRAS, HOGAR DULCE HOGAR, POLIVOCES, LA CRIADA BIEN CRIADA, etc.
Los sábados pasaban películas y ahí vimos muchas de Rocío Dúrcal y más de noche las de Pedro Infante, María Félix, etc. Los domingos esperábamos con impaciencia SIEMPRE EN DOMINGO, y yo particularmente, odiaba MEXICO MAGIA Y ENCUENTRO, pues lo consideraba un retardo para el programa siguiente y me imaginaba que si no existiera, el otro empezaría más pronto... Como quienes no vivíamos allí no podíamos cambiar de canal a nuestra entera satisfacción, pues si no nos lalmaba la atención lo que había nos íbamos a ver en que otra cosa perdíamos el tiempo... Yo, con tal de no andar del tingo al tango, me quedaba a la permanencia voluntaria así fue que me hice adicto al cinescopio y su hipnotizantes rayos gamma, jajaja

3.6.10

Fuente de poder... actívate!!

Hoy como todos los días lo primero que hice al levantarme fue venir a decir BUENOS DIAS a la computadora y cual sería mi sorpresa al ver que no me esperaba con sus lucecitas verdes parpadeando...
Como anoche hubo tormenta eléctrica me figuré que se había ido la luz y que se había apagado, pero entré en´pánico cuando al presionar el botón de encendido no sucedió nada... y lo intenté otra vez y nada, y nada...
Ya en otra ocasión me había sucedido porque no se que alambrito le moví pero al volvérselo a jorgunear me respondió sin dudar. Hoy era diferente. De inmediato me fui al PS3 y entré en línea, empezando a investigar las posibles causas del desperfecto.
Cuando dieron las 9 llamé a FRY'S y el técnico me dijo que lo más seguro era que se había dañado la fuente de poder, y que me costaría alrededor de 100 USD y que podría estar, con suerte, hoy mismo.
Como parte de mi trabajo consiste en usar la computadora me urgía repararla cuanto antes, así que le quité la fuente viejuna, corrí a FRY'S y decidí evitar el intermediario. Compré la pieza y la instalé yo mismo. Para antes de mediodía, la computadora estaba de nuevo en acción.
Además de la pieza nueva, con lo que me ahorré de la mano de obra, me compré una barra de contactos quesque protege de las altas en la energía, así como rayos y truenos, aunque no creo que sirva de mucho, porque similar a ella es la que tengo actualmente, que a pesar de ser viejita está muy mona, pues en cada enchufe trae el nombre del aparato que debe ir conectado ahí y con colores muy vistosos, uno dice Impresora, otro monitor, etc. En fin, nunca está de más un poco de protección, aunque mi amigo dice que la mejor protección es desconectar todo cuando se aproxima una tormenta... eso, si es que me da tiempo, porque la de anoche fue sorpresiva y de no haber sido por uno de los perros que es supermiedoso, ni me habría enterado de ella...

1.6.10

La anacahuita

Ayer regresó Martha de su fin de semana largo, después de un viaje a La Isla del Padre, a donde fué con Fernando, su marido... Claro, que después de más de 30 años de matrimonio, lo que menos hacen es disfrutar en pareja, así que se dedican a todo menos al romance. Ella se pasó a México y se vino cargada de cachivaches, pastillas, revistas, gansitos, y hasta unas plantas de anacahuitas!
Yo, como no sabía que ahora se vendían como plantas ornamentales, le dije que de esas había en el rancho, en el monte, y que nadie las tomaba en cuenta de lo comunes que eran!
Entonces le digo, si he sabido que ibas a andar de fayuquera te encargo unas ramas de epazote! Ella, por supuesto que ni sabe lo que es el epazote... menos para lo que se utiliza...
Bromeamos durante un largo rato hasta que sentí que ya habíamos llegado demasiado lejos, cuando el dije que si va de nuevo en Navidad, le encargo un pinito para decorarlo, jaja
Del rancho mis tíos traían unas vainas con algo dentro como alubias y se llamaban MAGUACATAS, había que hervirlas y después se abrían y se les sacaba el contenido. Recuerdo también al árbol de ANACUAS, pero ya ni me acordaba de las ANACAHUITAS... qué pequeño es el mundo y Martha con su síndrome de Salma Hayek, que al encontrarse fuera de México es cuando valora lo que ha dejado allá y entonces se dedica a promover tacos, garnachas, vainilla de Papantla y demás mexicanidades...