20.9.11

El limonero y el agua de limón

En el patio de mi casa había un limonero (entre otros árboles) y siempre teníamos limonada recién hecha para acompañar los alimentos. La llamábamos ''agua de limón''.
El secreto de mi tía Concha al prepararla, decía ella, era mezclar primero el azúcar con el agua y cuando estaba ya toda disuelta, agregaba los limones.
Yo sigo la tradición, y tengo limonada en mi casa (que es la suya) siempre que encuentre limones en FIESTA, que es donde compro la bolsita verde de 1 kilo, o sueltos, dependiendo de cuales estén más baratos.
Aquí hay uan controversia, porque llaman limón (lemon) al que es color amarillo, el de cáscara gruesa y porosa, y al verde le llaman lime mientras que en México llamamos limón a todo lo que no es naranja o lima, sea amarillo o sea verde. En FIESTA compro limón mexicano y lo busco de un tamaño que quepa en el exprimidor, no me gusta exprimirlos de ninguna otra manera. 
Mi receta es, para dos litros de limonada, llenar la jarra hasta la mitad de agua, agregar entre media y 3/4 taza de azúcar y disolverla, y al final, con el colador sobre la jarra exprimirle entre 8 y 10 limones si son de buen tamaño o 10-12 si son pequeñines.
Al final termino de llenar la jarra dejando pasar el agua por el colador, así se enjuaga, sólo la necesaria para que llegue a la marca de los dos litros. Una vez preparada no se puede ajustar de azúcar. De limón sí, porque si se siente dulzona es posible agregarle más agua o limón, pero si se siente demasiado alimonada, lo mejor es irle calculando...

No comments: