30.9.11

Nos cayó el chaparrón

De pronto sentimos que las semillas del árbol liquidámbar (que secas son espantosas porque no puede uno andar descalzo por el jardín) golpeaban el techo y que las ramas azotaban las ventanas.


Mis vecinos de la izquierda, quienes construyen un par de tanques para limpieza de agua, y los de enfrente, que nunca terminan de meter y sacar camiones de tierra, empezaron a correr. Salí a ver si podía acomodar algo que fuera susceptible a ser llevado por el viento y ví una enorme nube negra encima de mi casa. El viento era tan terrible que el inodoro transportable de mis vecinos cayó al suelo. Volaron tablas, maceteros, cajas de cartón, etc.
Fué entonces que se dejó caer el agua. Fuerte y pareja. Rayos y truenos complementaban la sinfonía de la lluvia. Desde poquito antes de las cinco y hasta más o menos las seis, llovió.


Una vez calmada la lluvia me fuí a la tienda a comprar cereal, porque de nada sirve tener leche si no hay cereal, verdad? Y aunque ya no tronaba, los rayos se extendían por todo el ancho cielo. Yo nunca antes lo había visto así, rayos y centellas de lado a lado del cielo y por todas partes... 


Como diría el 'lonje moco' fué horrible, fué horrible!!

No comments: