3.9.11

Que nunca falte el ajo en su casa

Para controlar la hipertensión, nada como un jarabe de ajo que se prepara con 4 dientes medianos, medio litro de agua hirviendo y una taza de azúcar. Cubra los dientes de ajo con el agua hirviendo y deje reposar por 12 horas. Retire el ajo y añada el azúcar y vuelva a hervir para obtener un jarabe. Guarde en un frasco de color ámbar y tome 1 cucharada acompañada con un ataza de agua 2 veces al día.


Si desea, puede evitar el azúcar y preparar un té de ajo, con una taza de agua hirviendo y 1 diente de ajo. Retire el agua del fuego y déjela 5 minutos, después retire el ajo y beba. Si gusta puede agregar también unas gotas de limón y miel...


Para evitar el olor a ajo, tome una cucharadita de jugo de limón o mastique unos granos de café o clavos de olor. También puede masticar hojitas de tomillo o de hinojo.


Para no mojar la cama, ponga en una bolsita de tela ajo fresco picado, 2 cucharadas de semillas de hinojo y una cucharadita de semillas de tomillo. Prender dentro de la pijama y cambiar cada tres días.


Contra el insomnio pique finamente 1 diente de ajo, póngalo en una taza y cúbralo con leche caliente. Tómelo sin comerse el ajo. 


Contra el resfriado pique un diente de ajo y envuélvalo en una gasa. Colóquelo en su nariz e inhale.


Como antidepresivo, en una vasija de barro con tapa, mezcle medio litro de vinagre de manzana, medio kilo de ajo fresco y deje macerar 4 días en un lugar oscuro. Después agregue medio litro de miel de romero, medio litro de glicerina y medio kilo de ajo seco y deje macerar un día más. Al final, cuele y pase a otro recipiente, de donde tomará 1 cucharada antes de cada comida 3 veces al día.


Haga gotas para el oído con 3 dientes de ajo, 2 onzas de aceite de oliva en baño maría por un ahora y después cuele.


Para picaduras de insecto frótese el área con un diente de ajo triturado y una pizca de sal.


Para quemaduras y artritis coloque 2 dientes de ajo en una taza de aceite de ajonjolí y unte sus articulaciones o área quemada con esta mezcla.


Y si por ahí anda algún vampiro, una buena ristra de ajo es lo ideal para ahuyentarlo...


Otra infusión perfecta es la de albahaca con miel, o la de canela en rama. 
Hay quienes siempre tienen agua de canela o de albahaca, entre uno o dos litros es suficiente, para enjuagarse después del baño. Esta receta sólo lleva agua, un poco de canela o albahaca y nada de miel. Se deja enfriar y al terminarse uno de bañar, de preferencia con un jabón de color rosa, se enjuaga con esta agua de olor. A mí me dió resultado...

No comments: