21.4.13

O todas coludas o todas rabonas

Quedé almente sorprendido cuando cientemente cibí de Martha un cado donde dice que frijoles REfritos no existen. Que esa es una palabra equivocada.
No cuerdo desde cuando ella forme parte de la Al Academia de la Lengua y tenga ingerencia en la decisión de cuales palabras son y cuales no correctas, pero yo le discuto, pues la palabra REfritos siempre ha formado parte de nuestro léxico, principalmente cuando se trata de frijoles (y películas).
Noooo -dice ella- son frijoles fritos, si ya se frieron ya no pueden volverse a freír.
Pues sí -le contesto- son REfritos porque están bien fritos, fritos durante largo tiempo. A ver cuando me dice que los frijoles chinitos/volteados tampoco existen.
Yo, nomás de mula le sugiero entonces a partir de hoy, no pedir chiles REllenos, sino sencillamente ''llenos'' y no decir que está REgorda, con decir que es gorda basta.
Como ven, hay excepciones...

El caso es que en el idioma espeñol, tenemos una forma de enfatizar cuando algo está muy pero que muy (y también tenemos el REQUETE, que es RE a la máxima potencia)  utilizamos ''RE''. Luego entonces, a alguien de Brownsville, se le ocurrió que si en México eran REfritos, en este lado de la frontera debían ser ''REfried'', pero en Inglés, el prefijo ''RE'' significa repetición, no énfasis... ahí está el problema...

Si hay una palabra que está siendo utilizada equivocadamente no es REfritos, sino REfried.
Acá, los frijoles no están REfritos, sino BIEN FRITOS!!
Como podrán ver, soy desimplacable con mi lengua! Yo no sé quien le dijo, pero como siempre, se cree de todo sin investigar y luego es quien queda mal. Como cuando manda esas cadenas ''milagrosas'' y le REclamo diciéndole que se me hace que ni las lee y nadamás hace click en el botón de REenviar. Ya la pesqué en la maroma, porque ahora yo leo las cosas, después le pongo examen y no sabe nada de lo asegura haber ''leído'', jajaja

Las mujeres (en este caso Martha), no sólo se comunican de forma espiral, sino que hacen muchas cosas que no tienen sentido para nosotros... o al menos para mí que soy directo!

18.4.13

Galletas de calabaza para perro

Melina, una de las hijas de Martha, perdió a Annie, su perrita, hace días, víctima de un tumor que le intrrumpió el sistema nervioso y empezó a convulsionarse sin remedio.

Casualmente, yo había estado revisando unos videos que encontré en internet donde advierten del peligro de alimentar a las mascotas con mucha de la comida dura preparada para ellas. Allí daban recomendaciones y recetas para cambiarles la dieta y prolongar su vida hasta por más de 8 años. 
Yo lo único que he preparado para mis perros en la cocina han sido galletas y de vez en cuando arroz blanco con ejotes, sobre todo cuando uno de ellos enfermó y debía tomar sus medicamentos con pechuga de pollo cocida y arroz para que no le hiciera daño.

Entonces busqué algunos libros, y encontré estas recetas que ahora comparto, para combinar con su alimentación regular, que en un futuro veré si puedo cambiar totalmente a comidas preparadas en casa con ingredientes naturales y sin elementos tóxicos.

Galletas de calabaza

4 tazas de harina
2 tazas de avena
2 cucharadas de perejil
4 huevos
1 taza de leche en polvo
1 lata de calabaza sin condimentos
agua la necesaria para amasar (o caldito de pollo)

Precaliente el horno a 300°F
Como la calabaza es muy húmeda, la cantidad de agua varía. Primero se mezclan todos los ingredientes secos y aparte los demás (huevos con poquita agua o caldo de pollo). Después se integran.

Una vez lista la masa se cortan las galletas o se forman bolitas, se colocan en las charolas y se hornean por media hora, deben quedar doradas o duritas. Se apaga el horno y se dejan ahí con la puerta semi abierta a que endurezcan más. Rinde como para 2 kilos de galletas.

Chachalacas cubiertas con salsa glasé

Pixie y Dixie eran de la colección de Hanna Barbera, esas caricaturas con las que crecimos.

Yo ya no recordaba las voces y ahora que las encuentro en YouTube y en español, veo los acentos que tenían los ratoncitos, uno cubano y otro mexicano como de barrio bajo y el gato Jinks hablaba como español.

En uno de los episodios que ví, otro gato refinado los adopta cuando se entera de que Jinks los maltrata, y los alimenta con cosas gourmet, claro, que eso a los ratoncitos no les gusta porque no están acostumbrados y deciden regresar a su vida anterior!! No cabe duda que los palos ingren!

14.4.13

El aromático sabor de la lavanda

Mi amigo Gerardo tiene cierto tipo de cáncer de piel y cuando voy a visitarlo procuro llevar algo que le haga sentir mejor además de mi compañía. Un día le llevé pastel de chocoflan y en otra ocasión volteado de piña, que sé le gustan.
Mi amiga Martha es una mujer remilgosa que no come en cualquier parte... es más, ni en su propia casa!
Cuando le comenté lo de los pasteles, mostró curiosidad y me regalé un poco de cada uno para que lo probara. Entonces me dice que porqué a ella nunca le hago pasteles. Le recuerdo de cuando para su cumpleaños le regalé uno marmoleado de vainilla y chocolate e insiste (en broma) en que ella también quiere sentirse especial.
Le digo que esto lo hice porque Gerardo está enfermito, que el día que ella también se enferme le haré el que más le guste.
Cuando está a punto de contestar, añado, pero conste que la enfermedad debe ser seria, nada de resfriados o jaquecas, únicamente de hepatitis C para arriba, diverticulitis, etc.
Entre carcajadas dice que entonces mejor olvide todo, que prefiere no comer pastel!!

Anoche se lo conté a Gerardo y le dije que como ella sí está malita, pero del cerebro, estaba pensando hacerle unos bollitos, que a ella le fascinan, pero él dice que cuando lo haga, procure buscar un betún exótico, pues cuando compra bollitos en los lugares donde los hacen siempre busca los sabores más raros (ella sería feliz en Tulyehualco entre las nieves de seda, oro y chicharrón en salsa verde). Entonces recordé que en una película de Meryl Streep, ella comía helado de vainilla con aroma a lavanda y se me ocurrió empezar a preparar los ingredientes para los bollitos de Martha con betún de ese sabor.

Los bollos son los de siempre, pero esta es la receta del betún:

1/3 de taza de leche entera
3 ramitas de lavanda en flor con una pulgada de tallo
3 tazas de azúcar glass (pulverizada)

Se pone a hervir la leche con las tres ramitas de lavanda y al empezar a hervir se apaga el fuego y se deja 10 minutos. Después se cuela y se añade el azúcar. Rinde para 24 bollitos.
Cuando ya están fríos se decoran. Si se desea que el betún no quede totalmente blanco se pueden añadir cotitas de colorante rojo y azúl para que el color combine con el aroma.

Mi curriculum vitae

Mi primer trabajo (que a lo mejor ni cuenta porque me gastaba lo que ganaba en juguetes de allí mismo), fue el de armador de juguetes con Indalecio Aguirre, quien tenía un taller de bicicletas, pero cada Navidad iba a Monterrey y compraba en Julio Cepeda para revender en Linares con facilidades de pago y sistema de separado. Claro, para quienes no podían ir hasta allá a comprar juguetes y tenían hijos que pedían todo lo que veían por televisión.
El caballito mecedora, el chapulín montaraz, otros triciclos y autos pequeños, todo eso armaba yo y además arreglaba el escaparate de exhibición, y lo hice durante varias navidades.
Después trabajé por un tiempo en Nueva Novedades Diana, una mercería donde vendían, cuando estaba de moda, las canicas verdes o moradas, las hojitas de terciopelo, el listón y hasta el azulejo donde se pegaba todo con resistol 5000 para que adornara las cocinas!
Inmediatamente al salir de la Escuela de Comercio donde estudié con un maestro a quien todo el pueblo apodaba ''el porrón'', nos fuimos una buena cantidad de egresados a trabajar a la presa de cerro prieto, con la Compañía Contratista Nacional. Coconal. Javier Rojas era mi jefe. Allá estuvimos hasta que se terminó su construcción y era una de ir y venir todos los días en la caja de la camioneta sin camper lloviera, tronara o relampagueara.
Después ya en los 80s trabajé en Monterrey. Vivía en Linares pero trabajaba allá y como era Transportes Tamaulipas, al principio viajaba todos los días en el primer autobús que tuviera asientos disponibles, pues como eramos empleados y viajábamos gratis, no teníamos ninguna preferencia. Aunque el trayecto era de dos horas y cacho, en ocasiones teníamos que ir parados y cuando hacía frío era la muerte, pues se nos congelaba todo.
Había quien llevaba almohadas o cobertores para protegerse, pero de nada servían si tocaba que ese día no alcanzábamos asiento!
Cuando se casó una de mis primas mi tía Julia me rentó su cuartito de servicio y ya no tuve que andar para arriba y para abajo, pero un día se me acabó el trabajo allí y ella amablemente me acomodó con uno de sus yernos que tenía un changarrito en la colonia Contry Tesoro, donde trabajé de solo a sol los siete días a la semana, porque allí, ni como esconderme, si no me presentaba, ya sabían donde encontrarme...
Entonces, harto, un día decidí irme a EUA. Mis primos en Baytown eran más largos que la cueresma y pronto me consiguieron todos los papeles necesarios para trabajar y cambiar cheques. Así fue que trabajé en Luby's lavando platos y después me ascendieron a la carnicería, donde una vez casi me llevo un dedo con la sierra.
Después de un año y medio me entró la nostalgia y regresé a Monterrey, mi tía se estaba cambiando para San Nicolás y me quedé con el apartamento de Carlos Salazar.
Entonces trabajé en lo que cayera mientras encontraba algo mejor y fue así que llegué al bar EL MAESTRO, ahí estuve hasta que terminaron VITRALES, del Prof. Gerardo Treviño donde trabajé desde que lo inauguramos y hasta que pasó a manos de su hermano Emmanuel. Durante el tiempo que estuve sin trabajar acompañé a Juan y Alex a México y fuimos a ver a Francis al Blanquita.
Regresé y encontré trabajo en Casa Enrique, de donde salí, aunque me estaba convirtiendo en al alma de la fiesta, para mejorar, porque me ofrecieron trabajo en el Centro Cultural Alemán.
En 1994, tras la muerte de mí tía Jesusita y por mi estado emocional, tuve una diferencia con el maestro Michael Fiedler y renuncié. Para esto, ya había estado colaborando como voluntario en Abrazo, AC y entonces Joaquín me ofreció la planta. Allí estuve hasta 1996.
Desde entonces cambié y me mudé ''al extranjero'', donde desde hace casi 17 años tengo mi propio negocio de jardinería a domicilio, jajaja
Eso es todo, hasta la próxima amigos!

11.4.13

Cuando los niños jugaban canicas y las niñas matatena

Hoy recordaba aquel tiempo cuando en el recreo de la escuela jugábamos a la roña, a las escondidas, el bebeleche, las canicas, el trompo, el balero y la matatena.

La matatena se jugaba lanzando una pelotita de hule que rebotara hacia arriba, para rápidamente tomar una de las piezas que estaban en el suelo antes de que la pelota cayera, pues se volvía a tomar. Después de haber tomado todas las piezas que tenían forma de estrella, se vuelve a empezar tomando ahora de dos en dos y después de tres hasta tratar de agarrarlas todas...

Las canicas se jugaban en el patio de tierra porque había que hacer un hoyito al que llamaban ''poloyo'', se dibujaba un círculo grande alrededor de ese hoyo y se lanzaban allí las canicas de todos. Con el canicón acomodado entre los dedos índice y pulgar para ser lanzado contra alguna de las canicas, se iban ganandoal golpearlas y enviarlas al hoyo del centro. 

Nunca jugué a la rayuela, que era donde se arrojaban objetos contra la pared a ver el de quien caía más cerca de una raya que se había dibujado en el piso a varios centímetros de la pared. 
Qué tiempos aquellos!

10.4.13

La sopa de cebolla de la tía Julia

Cuando tía Julia llegaba a Linares de visita, siempre nos sorprendía con un platillo exótico de los que ella preparaba en su casa de Monterrey. 
Un día eran molotitos de carne molida con arroz en hoja de repollo, un día eran berenjenas en salda de tomate, y un día fue una deliciosa sopa de cebolla...

Por supuesto que la familia y yo nos quedamos de a seis pues en casa la cebolla siempre había sido parte del reparto, nunca protagonista y así fue que conocimos un lado más de la infaltable cebolla...

Para hacerla no se necesita mucho

1 kilo de cebollas
1 lata de caldo de pollo
1 lata de leche evaporada
4 cucharadas de harina
mantequilla
condimentos al gusto

Como se me estaban juntando muchas cebollas y no sabía que hacer con ellas, anoche recordé esta fabulosa sopa y corté las cebollas en pluma (primero a la mitad de arriba hacia abajo y después en tiras finas), calenté la mantequilla, sofreí la cebolla hasta que quedó transparente, le agregué la harina cucharada por cucharada, los condimentos, yo usé también comino además de la sal y pimienta, después el caldo y por último la leche.

Me la cené con una pierna de pollo frito y una rebanada de pan de trigo, exquisito!!
Ah, y todavía me huelen los dedos a cebolla!

5.4.13

Día de muertos

El día de ayer la novela de Fernando Colunga PORQUE EL AMOR MANDA celebró el día de muertos, lo que inició una disertación acerca del tema en el blog Caray, Caray, donde se platica en inglés acerca de telenovelas en español. 
Hoy me encontré este recorte y quise compartirlo con ellos. Uds. saben, The more you know...

4.4.13

Nísperos en almíbar

Cuando era niño me dijeron que no comiera persimonio sin madurar porque se me torcía la boca. Como todo niño que hace lo contrario a lo que le dicen, me comí uno y ya me andaba porque se me durmieron los labios y me asusté, no sabía cuanto duraría ese efecto o si así me quedaría para siempre. Por desobediente, pasó mucho tiempo en que no volví a probar persimonios, hasta que en una ocasión, ya adolescente, me dieron unos ya bien maduros que de tan suaves hasta se me deshicieron en la boca...

Mi mamá tiene un árbol de nísperos en el patio y me regaló una bolsa el domingo pasado. Como muchos estaban bien agrios y a mí me gustan las frutas dulces, decidí prepararlos en almíbar, así que les quité el huesito a todos, los cociné en agua hirviendo unos minutos. Después puse a hervir agua con azúcar (una taza de cada cosa) y al empezar a hervir ahí los eché. Añadí algunos de los huesitos por dos razones, para que le dieran un sabor especial y como adorno.
Los dejé una hora a que se terminaran de cocinar a fuego bajo y enseguida los envasé.
La cantidad de nísperos era de una libra, aproximadamente medio kilo. 

Mariposa Luna

Ayer, por primera vez en mi vida, ví una mariposa luna (que más bien parece polilla).

Estábamos Martha y yo con Fernando en la clínica y ella deseaba llevarlo al parque, pero sentimos frío y decidió mejor quedarnos en la sala de espera. Allí, posada en uno de los muros, estaba, verde, brillante, enorme!
A mí me pareció una polilla, pero nunca las había visto en colores, solamente en blanco y negro. Esta además, tenía una cola muy larga como una mantarraya.
Martha tomó su celular y le tomó una foto, maravillada como yo.

Las mariposas luna, aparecen cada año alrededor del mes de abril y su longevidad depende del clima. Cada hembra pone entre 100 y 300 huevecillos y podría haber hasta 3 generaciones al año. Las larvas incubarán en dos semanas. Su color verde limón las hace parecer hojas de algún árbol, por lo que yo creí que podrían estar camufladas para pasar desapercibidas...

La inocencia de ''Pepito''

Pepito sacó 0 en su examen, aunque él cree que respondió todo bien.

Este es su examen.

1- En qué batalla murió Napoleón?
En la última que luchó.
2- Donde se firmó el acta de Independencia?
Abajo, en la línea punteada.
3-En qué estado se encuentra el río Papaloapan?
En estado líquido.
4-Cual es la razón principal de los divorcios?
Los matrimonios.
5- Cual es el principal motivo del fracaso?
Los exámenes.
6- Qué cosa nunca se puede comer en el desayuno?
la comida y la cena.
7- A que se parece una mitad de manzana?
A su otra mitad.
8- Puede alguien pasarse 8 días sin dormir?
Claro, se duerme de noche.
9-Puedes levantar un elefante con una mano?
No es fácil encontrar elefantes que tengan una sola mano.
10-Si tienes 3 manzanas en una mano y 4 naranjas en la otra, qué tienes?
Unas manotas muy grandes.
11-Si a 8 hombres les tomó 10 horas construir una pared, cuando tiempo les tomará a cuatro hombres?
Nada, la pared ya está hecha.
12-Puedes tirar un huevo al piso sin romperlo?
Claro, para romper el piso hace falta algo como un martillo.